Páginas vistas en total

16.9.17

la flecha envenenada


"  Enyesada "
acrilico sobre lienzo

Hubo una vez un hombre que fue herido por una flecha envenenada. Sus familiares y amigos le querían procurar un médico, pero el hombre enfermo se negaba, diciendo que antes quería saber el nombre del hombre que lo había herido, la casta a la que pertenecía y su lugar de origen. Quería saber también si este hombre era alto, fuerte, tenía la tez clara u oscura y también requería saber con qué tipo de arco le había disparado, y si la cuerda del arco estaba hecha de bambú, de cáñamo o de seda. Decía que quería saber si la pluma de la flecha provenía de un  halcón, de un buitre o de un pavo real... Y preguntándose si el arco que había sido usado para dispararle era un arco común, uno curvo o uno de adelfa y todo tipo de información similar, el hombre murió sin saber las respuestas.
Esta es básicamente la parábola, si bien a veces es relatada con algunos más detalles, la esencia es esta. Evidentemente la actitud del hombre herido es absurda y podríamos pensar que es de una necedad inaudita, pero nuestra conciencia diría que a la mayoría de nosotros nos está pasando algo muy similar pero no nos damos cuenta. De alguna manera todos estamos heridos con esa flecha envenenada --todos estamos muriendo-- y hacemos preguntas irrelevantes (por más que sean fascinantes), y le damos importancia a cosas que solamente nos desvían de nuestra realidad apartándonos por temor 

27.8.17

El puente del diablo





Hay en Gredos un puente de piedra, " Puente del diablo " le llaman.
Recuerdo la noche de verano que mi abuela me contó su historia: Hace cientos de años una aldea a pie de las montañas y surcada por el río que hace de ese valle un vergel, allí el algodón, el tabaco y una huerta con los mejores tomates de España se crían y todo es una pequeña Arcadia.
Los aldeanos vivían felices en el lugar. Al otro lado del río sus vecinos vivían infelices por que sus campos eran casi estériles,  el diablo había ido entrando en cada casa haciendo que los pobres aldeanos no fueran seres tristes .
Un día al alba vieron cómo en la orilla contraria del río se iniciaba un puente para unir las dos orillas. Por el día nadie le trabajaba, y observando, vieron que por la noche era el diablo el que colocaba piedra sobre piedra.
El pueblo se reunió en la Iglesia y un ángel se les apareció.
"Sólo con Fe y argucia evitaréis que el diablo pase a vuestras casas" dijo el ángel .
Los vecinos de la aldea con ingenio subieron a las montañas y recogieron flores de Carlina de bellas hojas entorno a un penacho central de infinitos pistilos.
Los aldeanos esperaron a que " casi " estuviera el puente terminado para colocar una flor Carlina en el final del puente y en cada una de las puertas de sus casas.
El diablo al verlas se entretenía en contar todos los pistilos que la flor contiene, pero eran tantos que el alba le sorprendía en el conteo, y así, vuelta a empezar cada noche por los siglos de los siglos
De esta manera evitaron que el diablo entrara en su aldea través del su puente


25.8.17

La niña de cristal



Vidriera de cristal, de la Real fabrica de cristales de la Granja de San Ildefonso


Cuando el bosque y la selva del centro-norte se ven desde la parte superior de una colina de altura considerable, tiene la apariencia de un mar verde oscuro, a través del cual, si hay viento,  las colinas llenas de árboles que se balancean, se doblan bajo las ráfagas de la brisa. A medida que las nubes pasan entre él y el sol, sus sombras de verde oscuro se suceden sobre este océano aparentemente ilimitado.
Es en este lugar mi abuela situaba a  unos ancianos, él artesano del vidrio en su juventud, ella nos contaba historias todas ciertas. Un día como hoy, nos reunió a todos para contarnos  de la soledad que les embargaba a esos ancianos.
El anciano artesano del vidrio creó un molde , el más hermoso que en su mente tenía, preparo las tierras adecuadas y en el horno la colada de vidrio. 
Sacó la varilla con una masa incandescente de vidrio y le puso sobre el molde. Sopló y como si fuera un globo, se fue hinchando hasta adquirir la forma que había previsto.
Una vasija de cristal con la forma de una preciosa niña.
Cuando el material se enfrió, los ancianos lloraron por la belleza de lo obtenido. Las lágrimas derramadas, cayeron sobre el objeto de cristal y entonces ocurrió que comenzó a tomar vida.
Sorprendidos por lo ocurrido llevaron a la niña de cristal a casa y la dieron leche, tomates y queso de cabra. La niña eructó fuerte como señal de satisfacción y dijo. Es la mejor comida de mi vida.
La niña de cristal fue la alegría de los ancianos. Ya no estaban solos en medio de tan lujuriosa belleza natural.
El tiempo pasó, los ancianos envejecieron y necesitaron de la niña para todo.
La niña de cristal era inocente, sin malicia alguna, transparente en todo su ser y querida, muy querida. La vida tiene su fin para todos. Y un día los dos ancianos amanecieron muertos. La niña de cristal quemó sus restos y cumpliendo los expresos deseos de sus padres, llevó sus cenizas hasta lo alto de una colina y las expandió al aire para que impregnaran todo lo hermoso que había en ese lugar. 
Gema, interrumpió a mi abuela: ¿ Abuela, qué fue de la niña de cristal?.
Dicen que un día apareció por ese lugar un mago que se enamoró de ella y juntos se fueron 
a el pais de los sueños y las maravillas
¡ Ooooh ! Todos los nietos nos pusimos a aplaudir
Y colorín colorado este cuento se ha acabado

22.8.17

Su perfume






Entré en la plaza, era muy grande. 

Cuadrada.
Perimetrada con soportales 

Arcadas de herradura que protegían los cuatro puntos
cardinales de un sol de justicia.
En el centro una fuente de limpias aguas, de la que partían cuatro canalillos

Observaba el transcurrir de la gente, sumidos en sus propias sombras, algunos con bestias cargadas ;otros escondidos bajo de sus chilabas.

A lo lejos de la plaza se perciben azoteas escalonadas, sinuosas calles estrechas, que azulean su blancura de cales. Empedrado desigual de guijarros de cantos rodados
machacados por las ruedas de los carros tirados por asnos o mulas.
Muy al fondo la línea del mar con su abrazo azul con el cielo.

En cada cuadrante que la fuente parcela con sus canalillos, crecen los naranjos alineados. Debajo de las arcadas y protegidos del sol, los puestos
y tenderetes del mercadillo.

El olor de azahar se mezcla con el de azafrán, el sésamo o el orégano.


Todo fluye en armonía


A pesar del calor la plaza es un hervidero de mujeres, hombres y de niños corriendo

En la esquina sur entre sombras de buganvillas 

que se mecen a la brisa más suave. 

Bajo la sombra su se arremolinan personas en un riguroso silencio. 

Sentado sobre una piedra a manera de bancada, un anciano de ojos negros e incisivos, con la facilidad que dan los años de oficio palpa el pecho y la barriga a un joven que tumbado en el suelo bocarriba, mantiene sus ojos en blanco. 

La barriga del joven suena como una sandía madura bajo las manos del curandero

Un tableteado de herraduras irrumpe en la plaza. 

No menos de veinticuatro jinetes nubios

montados sobre jacos negro azabache, entran en dos filas.

Soy el único occidental, y aún con chilaba mi tez me puede delatar. 

Busco la sombra protectora
de una de las columnas.



Turbantes carmesí, largas túnicas blancas, sobre trajes de cota de malla negra. 

Calzan sandalias de trenzadas correas .

En el costado el largo y curvado alfanje envainado entre cueros y dorados metales, meciéndose al ritmo del sus cabalgaduras.
Brillan las armas, brillan sus yelmos de aguerridos Köktürks , los temidos guerreros turcos.
Se alejan, y aún así en la lejanía el filo de sus armas y las patas de los animales hacen sentir su fuerza latente y su fiereza.

Es justo el momento de más bullicio, cuando desde el minarete, el almoacin llama a la oración.
Todos se vuelven hacia la Meca y genuflexos bajan su mirada al suelo.

En ese momento siento una brisa que me hiela la sangre.
Me giro y veo la joven más hermosa que recuerda mi mente.
Estoy en su trayectoria. 

Sólo yo puedo verla al mantenerme de pie y mirándola.
Los ojos , esos ojos que ya nunca olvidaré se clavan en los míos.
La sonrío
Cuando llega a un paso de mí, detiene su caminar. 


Sopla sobre mis labios, su aliento es dulce y cálido
Tiendo mi mano para coger la suya
Mi mano transpasa su cuerpo
Prosigue su andar y en su caminar, atraviesa limpiamente mi cuerpo


Me impregno de ella  y de su perfume


En una fracción de segundo tengo vivencias se días, de años, de siglos juntos

Caigo al suelo incapaz de sostenerme
Desde allí veo cómo la joven atraviesa los muros de la casona cercana.
Luego:
Nadie puede decirme nada sobre la joven cuando pregunto

Hoy mientras regresaba de trabajar, sentí esa misma brisa cálida y perfumada
que ella emanaba en el encuentro de la plaza 


Ella me dió todo; pero vació para siempre mi espíritu, ya ninguna manifestación sensitiva
tiene sentido para mí, sólo me queda esperar que ella 
me encuentre, de nuevo
Ofelia IX, tintas

14.7.17

Sibaris


Frescos de Sibaris


Navegantes del espacio, en el tiempo.  Evolución. Expansión. Involución. 

Hubo un tiempo lejano en el que los humanos interesábamos a los dioses y su apuesta por nosotros era clara, éramos sus protegidos. 
Reunidos en cónclave en el Parnaso, los dueños del Trueno, del Relámpago, del Septentrión, del Alba y de la Aurora, decidieron en unanimidad dar un empuje a la especie humana su semejanza  que poblaba el planeta Tierra. 
Y decidieron mandar tres emisarios a cruzar sus genes de dioses con mortales mujeres sanas y bellas 


( Einaudi " Los Elementos " )

Y así nació Machupichu, cuna de los hombres-águilas, herederos de dioses, que formaron una civilización de hombres de tez blanca y rubio pelo. Y los dioses les dieron la técnica de trabajar el oro y de crear grandes murallas de piedra perfectamente labrada. Igualmente dejaron marcas de alineaciones con piedras en los desiertos sin lluvias ni vientos de Nazca. Sorprendentes inmensos colibrís, monos y animales de increíble perfección en su desmesurado tamaño….. además de no ser animales de la zona. Y alinearon escondidas bajo tierra grandes esferas de tallada piedra, llave que abre una vez descifrada el camino a las estrellas. 

Y crearon la Atlántida más allá del Non Plus Ultra, en la mar océana, en la actuales islas Canarias. 
Hombres de tez blanca y pelo rubio. Guanches de genes y alma, que llenaron las tierras con hermosísimas mujeres , princesas con nombres de ríos y montañas. Y los dioses les regalaron el dominio del agua, y del fuego. 
Crecieron siendo la envidia de sus vecinos, leyenda viva donde las haya como la Atlántida 

Y al tercer intento crearon Síbaris, a los pies de los Alpes, cercano al Mar Tirreno. Hombres de tez blanca y cabello rubio. Y los dioses les regalaron el gusto por la música y el total dominio y comunicación con los animales 
De esta manera pasaron cientos de años en Machupichu, en la Atlántida y en Síbaris observados de cerca siempre por los dioses. Así, los Sibaritas se recreaban en su perfección, en su amor por lo bello, en la creación musical y la conjunción perfecta con los animales. Hasta los nobles caballos danzaban sobre sus patas traseras en equilibrio inestable, al son de la música, en una perfección entre bella y grotesca 

La enfermedad no llamaba a sus puertas y las riqueza desbordaban sus arcas, así como su rebosante codicia y desprecio a los pueblos vecinos. 
No fueron prudentes 
Y así sus vecinos, reunidos en primavera, al deshielo de las altas montañas que les circundaba, decidieron conquistar Síbaris en cruel guerra declarada. Golpes de espadas en los escudos. Truenos de hierro que rompen la calma, atemoriza las bestias y amedrenta el alma. 
Síbaris se pone en armas. Prestos brillan corazas, yelmos con largos penachos, brillos que ciegan al sol. En dos largas hileras de caballos , centauros armados y bajo lluvia de pétalos son despedidos los hombres de Síbaris dispuestos al enfrentamiento. 
Ruben Darío recitará : " ...Ya llega el cortejo, ya se oyen los claros clarines . La espada se anuncia con vivo reflejo, ya viene, oro y hierro, el cortejo de los paladines "
El campo de batalla es la gran meseta: ese será el tablero de juego. Ambos bandos separados por el rio, espada de plata.  El sol toma partido detrás de los pueblos de humanos, justo enfrente de los sibaritas. 
Síbaris avanza en dos interminables hileras golpeando sus armas en sus escudos. Llenan el horizonte de brillos de sol de oro y de hierro 
Los humanos esperan en silencio hasta que las tropas cabalgadas de Síbaris entran en el rio, con el sol en su orto 
Suenan clarines suenan trompetas. Los humanos cantan hermosas canciones que hacen que los pencos, se eleven sobre sus cuartos traseros ante el asombro de sus cabalgaduras blancas de semidioses. Síbaris cae 
Y los caballos siguen en danza grotesca mientras sus jinetes desconcertados apenas pueden moverse con sus armaduras en el agua . 

¡ EL CAOS !

De pronto el cielo se cubre de una nube de certeras saetas que atraviesan el alma. Relampagos de hierro que tiñen los rios de sangre 
Desde su Paraninfo los dioses ven impotentes la masacre 
Síbaris es después tomada, sus riquezas repartidas, sus mujeres violadas y sus hijos serán ya esclavos para su desgracia. 
¡ IRA DE DIOSES ! …que maldicen la especie humana. 

Así los dioses mandan lenguas de fuego sobre la Machu Pichu de los hombres-águilas. 
Y hacen que las aguas se traguen la Atlántida dejando tan sólo las islas Canarias como testimonio de su venganza. 
¡¡¡¡ JAMÁS !!!!! gritan al unísono los dioses. Y de esta manera, el Septentrión se recoge a su helado reino y el Trueno, el Relámpago, la Aurora y el Alba 
Ya sólo queda la leyenda para recuerdo de lo humano, abandonodo para siempre por lo divino

13.7.17

azul de mar


Somos niebla, agua en suspensión


...Y por un momento puedo recordar aquellos días de encuentros y extravíos, de sentirte sentada en mi habitación en el borde de la cama, de cómo hacias brotar palabras bonitas en mis labios, y te acompañaba en los juegos, robando higos en tus higueras o buscando sueños.
Incluso puedo recordar las sonrisas, los abrazos y guiños, la complicidad y los secretos y justo ahora puedo entender quizás porqué ocurrió (que el suelo se nos movió y todo quedó distinto). Pero no, no hemos venido aquí a hablar de eso.

Quiero decir que recuerdo perfectamente cómo cruzabamos las vías de tren, y bajabamos cuestas empinadísimas, de cómo te leí 'El Principito' por miedo a decir adiós y de cómo terminaste siendo mi motivo literario de mis textos 
A lo que me refiero es que ese mes de Enero no pase frío entre tus brazos, que me gustó concocer tu habitación y tus sábanas, y descubrir cómo un rincón está reservado para mi. Que me encantó enseñarte mis lugares secretos y favoritos, de haberte dado mi libertad, y ahora los guarde con especial cuidado.  
De cómo te esperaba en la esquina y te decía que estabas muy guapa cuando venías pintados los labios  y te ponías falda corta, o cómo se nos enganchaban las rayas de la chaqueta en los besos de por la tarde.
Cómo nos encontramos en lugares dispares en Tánger, en Tetuán... y siempre te regalaba caramelos de violeta y secretos que jamás descubrimos

Y encontrarme con muchas ganas de volver a respirar, porque tú mirada ya no me ahoga ni me cura; me empapa, tal vez, como la música de Einaudi o un poema de Kavafis .
Y a pesar de todo, y aunque yo intente muchas otras metáforas, el azul de mar siempre harán referencia a tu ojos.



11.7.17

Tu Principito


El Principito , en esloveno


Recuerdo perfectamente aquel momento. Era el otoño de.. hace ya veintiún años. Llevabas recogidas tus coletas haciéndote un moño trasero, en el cogote, como una ensaimada. La mayor parte de los cabellos se salían de su imposible orden, y parecías más un nido de gorriones que un peinado de niña bien educada con profesores particulares
Vestías una falda larga, de talle alto y tirantes, estampada de diminutas flores, debajo una camiseta de manga larga azul añil. Tenías, 14 años y estabas enamorada... mucho
Te apoyaste en mi tronco para reposar y refrescarte con mi sombra de castaño viejo al pie de la pileta allá cerca de la casona . Leí tus pensamientos, me es fácil cuando me concentro y la persona está cerca mío y sabes que ambos podemos hacerlo.
Ayer te habían besado de verdad por primera vez. Hoy soñabas, no hacías si no suspirar
Llevabas la merienda, pero nada te importaba si no el recuerdo de "ese " beso. Ni la pileta, ni las dulces montañas de verde perpetuo, ni la ligera brisa que con el movimientos de mis ramas producía para refrescarte
Yo ya era una promesa de fertilidad, mis ramas estabas repletas de erizos en cada uno de ellos al menos dos castañas

La primera vez que te vi, venías con amigas, era invierno.Mi fruto estaba caído y los erizos abiertos, con sus castañas dentro. Harías más tarde mermelada de castañas según te oí decir. o marrón glacés
Era feliz sabiendo que algo mío sería útil para ti.
Así pasaron muchos años hasta que dejé de verte. Ya no venías a sentarte apoyando tu espalda sobre mi tronco
Ya no podía regalarte mi sombra, ni siquiera venías en el invierno a recoger mis castañas. Supe que estabas en el país de la niebla
Hasta que un triste día sentí una herida que me quemaba en la base de mi tronco
Un ruido ensordecedor me sobrecogió.
No pude hacer nada.
Caí desplomado con un estruendo. Luego me llevaron con mis hermanos. Íbamos cientos, de todas las razas, Eucaliptos, Pinos, Fresnos, Robles, y...Castaños
Nos metieron en una tremenda trituradora, sus fauces desgarraron mis carnes, luego me pasaron a una mezcla de sosa y agua hasta hacer de mi una pasta lechosa
Perdí el sentido durante el proceso

Fue tu olor
Si, fue ese olor que emanabas el que me hizo recobrar el sentido de nuevo
Mire mi cuerpo: No tenia ramas, ni castañas, ni veía la pileta, ni las montañas de perenne verdor
Ahora era un libro. Habían hecho de mi un libro, y justo estaba encima de tu mesita de noche
Te vi entrar
Ya no eras una niña
Vi como te desnudabas, quise mirar para otro lado, pero no pude, no lo hice
Disfruté de tu contemplación pura carne, puro calor, mujer plena
Luego te vestiste ese camisón color melocotón en piel de ángel
y fue entonces que me tomaste

Con todo el mimo que eres capaz de entregar
Primero me oliste. Me agité, agité mis páginas para llamar tu atención y
expandir mi nuevo aroma a...papel recién impreso
Por primera vez besaste mi lomo y abriste la primera página
Yo seguía la trayectoria de tus ojos, hacían barridos sobre mi página
luego vi que movías los labios vocalizando

Mi sublimación, fue cuando mojaste tus dedos para pasar página ¡ Ya para siempre tendría tu aroma, tu beso, tu saliva ! Luego, metiste un marcador de páginas y me devolviste a la mesita de noche. Te deseé buenos sueños
Ahora, en el silencio, en la nocturnidad, los temores me llenan-. Tu interés por mi durará poco...sólo el tiempo de pasar tus ojos por cada página Y luego... me colocarás con otros muchos hermanos. Pero no me importa
Estaré cerca tuyo. Es lo que quise siempre. Oliendo tu aroma cada vez que pases cerca
O si tengo suerte, posando muy cerca tuyo siempre, si el título que me pusieron
fuera el de " El Principito "

9.7.17

¿Es eso lo que ahora haces en ghana?


Serie de mi verano azul

" Ananda "


África es nuestra cuna, nuestras raíces
Cordón umbilical que nos une irremediablemente a ella. Mucha gente se vuelca en sus carencias de todo tipo, desde misioneros, a altruistas hombres de negocios que de su bolsillo costean pozos de agua y canalizaciones de ella a poblados.
Estar, vivir aunque sea unos días en África te hace sentirte lleno de preguntas sin resolver.

Dios miró a esos niños y se sintió conmovido.  Por ello le envió a una joven,  filántropa, amorosa, tremendamente tierna por dentro y tan bella que parecía un ángel.

Aquellas charlas nocturnas dejaron más cicatrices de las que imaginábamos... Esa noche relatabas la convivencia humanitaria que mantuvisteis con esa gente africana. Me contabas sucesos que parecían de otro mundo:  " Una niña ha señalado una bombilla y ha dicho: "Mira, es Dios". Después se me ha hecho pis encima porque para ir al baño tenía que deshacerse de mi abrazo y era lo mejor que la había pasado ese día. 
No me ha importado porque la amo. Y el amor es eso: mancharse del otro. 
D
Cuando me he ido a dormir, algunos niños rezaban: "míranos", le decían a Dios.  Pero ver a los niños rezando me ha hecho sentir un daño que me ha atravesado.  
Recé deseando que Dios les hablara y mirara a esos críos. Quise inventarles un dios de ojos abiertos y manos de carne, humano como ellos
Entonces tomando el té, a la luz de las velas, volví a pensar aterrada que soy responsable de veinte niños que rezan y tienen hambre. Y me miran con los ojos abiertos creyendo en mí. Que me abrazan y me sienten hogar."

Dios miró a esos niños y se sintió conmovido. Cuando los niños miran al cielo pidiendo auxilio, Dios calla. 
Es el silencio de Dios, ese silencio que a veces echas mano para comunicarte. 
Dios calla y sabe que ella no sólo salva a esos niños, nos salva a cada uno de nosotros, ¿ Es eso lo que ahora haces en Ghana?

8.7.17

Azul turquesa




Acrilico de mi " Verano azul"
" Sueño recurrente"



Ya estoy en Madrid:
......

El mar está oscuro, casi negro, suenan las olas en la arena. Veo flotar puntual la botella, como en cada sueño. La abro, extraigo el papel :
 
-"No eres, no has existido, y sin embargo sé que te conozco. Que mi tacto viajó con tu sonido, que siempre estarás muy dentro de mi..."-
 
En mi sueño me meto vestido en las aguas, al adentrarme dejo estelas luminosas en tonos azul turquesa. El agua ya me llega a las clavículas ahí dejo de adentrarme.
Veo navegar la isla,  tu isla que se desplaza de estribor a babor, iluminada por un rayo de luna una imagen de mujer en la arena. Oteando.
Sé que me ve como yo la veo a ella…
 
Me sobrecojo y me despierto entre sudores. enciendo la luz y miro a mi mesilla de noche.
Tengo preparado una botella con un texto escrito, para ella
Hablo de praderas, de recorridos en bicicletas, de volar cometas al viento, de bailar bajo las estrellas, de miradas a los ojos, de…
Luego me repito una vez más: lo más seguro…si, seguramente, todo es producto de mi imaginación
Pero si altero el sueño, la perderé para siempre.
De nuevo el sueño me vence
...

El mar está oscuro, casi negro, suenan las olas en la arena. Veo flotar puntual la botella como en cada sueño. La abro, extraigo el papel :

-"No eres, no has existido, y sin embargo sé que te conozco. Que mi tacto viajó con tu sonido que siempre estarás muy dentro de mi "-

3.7.17

Ahí sentada

Estaba ah8,sentada en la alfombra, con sus piernas desnudas mirando fotografías de lo que hasta este día habías sido su vida Yo estaba en la habitación prohibida ,entre olores de aguarrás, un lienzo pálido esperando tomar color. Tubos por el suelo. Había hecho un retrato mío, perfecto estaba apoyado en la pared Te dije Quítate los guantes y bailemos Moerdi su cuello Ya nada sería igual Aullanos juntos durante siglos de noches eternas Sabía que antes o después te pondrías ese vestido negro ajustado a tus caderas y bailarías en cuando sonara la orquesta Luego mirándome a los ojos , te irías de mi lado Una vez mas

30.6.17

Tu que me lees el alma

Pensamos que conocemos a las personas ¿de verdad crees que te conozco ? Compartir aunque sea en la distancia, conocer los matices de su voz, sus ademanes, adelantarte a la palabra que va a decir Y aún así hay una parte de ella que no conoces , y hasta tu misma a veces actúas e manera impensable Hemos leído, hablado viajado en fantasía compartida , hasta intoxicado con trementina Cuando cae la noche me pierdo en un laberinto de casas iguales, el mismo maullar en cada jardín, silencio en las farolas NO hay noches ya con olor a esencia de trementina, ni bodas de Amandas ni bautizos de ahijados, aún así puedo olerte, ese ligero olor a maandarina, escuchar el roce de tu piel bajo la camisa. Esta mujer lleva cascabeles por todo el cuerpo Solo en la oscuridad deja desnudar su pecho breve su vientre liso las nalgas duras, las alas de su sexo Ella sabe leerme las rayas de mi alma

20.6.17

Ha sido la mejor noche de mi vida



Puntillismo tinta china


Me sentía arrinconado en su gran cama dos por dos metros, pero de tan orillado que me caía. Por educación no dije nada. ¡ Era su cama !
Apenas había pegado ojo, y en unas pocas horas me tendría que ir a trabajar.
Era una mujer preciosa, nos habíamos conocido por internet tiempo atrás,  ahora habíamos compartido abrazos y humores corporales
Abrí un ojo, por el hueco de la puerta entreabierta se veía el salón, la luz aún encendida dejaba las huellas de nuestras prisas, su ropa mezclada con las mías iban marcado los pasos que recorrimos del salón al dormitorio
Tenía sus largos muslos entrelazados con los míos. Sentí la suavidad de su piel
Estaba totalmente depilada, fue aquella mujer de la piscina quién lo hizo, pude contemplarla el lunar en el pubis y junto a su aureola...
La recogí el pelo y fui besándola por todo el cuello. Pero no se movió, debía estar profundamente dormida. 
Llegué besándola hasta sus labios. Me estremecí cuando noté sus labios insensibles
La puse la mano en el cuello y no noté la sangré corriendo por sus venas. 
Intenté despertarla, animarla ¡ ya estaba bien de dormir la grité .
Pero mi voz salió entrecortada. No supe que hacer, me vestí y la tapé bien dejando sus ojos previamente cerrados, Iba  en busca de ayuda
Apagué las luces del salón y me dispuse a abrir la puerta de la calle 
Cuando escuché sus risas y entre carcajadas un " Ha sido la mejor noche de mi vida " Rodolfo, prepara dos cafés, para mi bien cargado, y después de desayunar, podemos repetir el juego de anoche "
.... Estaré en la bella ciudad de Nerja sin wifi y con una Ipad , escribiré bastante menos, pero eso no hará que cambie de ganas de hablar contigo cada noche



19.6.17

La vida regala una oportunidad





Un tenue velo de indefinido color, transparenta sus carnes deseadas
El seno generoso de blanco terciopelo, la aureola rosa perfectamente perfilada
Se mueve con donaire , casi flotando sobre la tierra

Una ligera brisa mueve sus cabellos, brillantes, del color de la mies;
un mechón se queda entre sus labios de carne en flor
Mira a lo alto, ve volar en círculos los pájaros. Suspira… y se dirige hacia allí
Flotando sobre la helada tierra, entre cuerpos muertos, entre armas semienterradas por las explosiones. Fusiles rotos, cascos despedazados cadáveres de hombres y de caballos mezclados

¡ Ya no son centauros !

La bella joven, se acerca a uno de los yacientes pone su oreja cerca de sus labios. Un hálito de vida, al que aún, el joven se aferra
La bella le abraza y le susurra palabras sensuales; le besa en la boca. Sus labios le arrullan por última vez.
CABALGAN.
Absorbe de él su última pasión, un amor de niño, un color, una canción y un paisaje un recuerdo
Antes del último estertor el joven suspira.

Sonríe. La joven del hermoso seno, de la dorada cabellera, coloca sus ropas y prosigue.
Mira a las nubes, son hermosas en el atardecer



Nubes plomizas sobre mi cabeza; el cielo envía gotas del tamaño de una cereza
Me miro los pies, llevo mis katiuskas y mi paraguas

Por fin, de nuevo veo llover ángeles

Muy cerca mio veo una joven en el suelo, sus alas de mariposa mojadas, por la lluvia
la ayudo a levantarse , me dice:
¡ Me he caído del cielo ! ¿ Tú concedes deseos ?

La vida a veces nos regala una nueva oportunidad

18.6.17

De robar higos en las higueras cercanas



Resultado de imagen de queso de cabra higos y menta




Hoy no voy a hablarte de Corfú, la isla donde nació Ulises, ni de los Campos Elíseos donde descansan las almas de los irlandeses antes de ir a Tír na nÓg.
..."por fin los días de verano " Así, querida mía comienza sus versos el poema" Summer in Corfu " de Lawrence Durrell. "...Las Hespérides se abren, esto es el limbo, la mar en calma "
Y tú el ese lugar donde habitan las nubes, donde el sol le es imposible, madurar frutos te alejas de tu niñez de tus amigos de allí  y de ti misma.

De los quesos de cabra, y de robar higos en las higueras cercanas...


Para tu deleite te dejo este delicioso postre para tus cenas con amigos de los viernes: Higos del Mediterráneo madurados en el árbol, porciones de queso de cabra y unas hojas de menta o hierbabuena, Sírvase muy frío y con la ropa adecuada, posando imaginariamente  una mano en las templadas aguas de Nuestro Mar

17.6.17

Un instante...


Primavera y verano ( Sin terminar )





..Y cuando llegue la hora de partir

me tumbaré sobre  la arena con tu recuerdo

para que la marea me abrace 

y se  me lleva entre guirnaldas de espuma ...




16.6.17

Ecos de mi sombra




Vista de tanger, por Eugene Delacroix




Ecos de mi sombra
Emociones  atrapadas entre paredes y techos
de tantos lugares compartidos
Lugares insólitos donde me encuentras, donde te busco
donde yo estuve, donde me hallas
donde estuviste, donde te encuentro

En un tiempo lineal, fuera de toda lógica
en otras vidas vividas cien veces
  Aún no se si existe una verdad,
o todo es fantasía de mi mente que engaña mis sentidos,
que desde tiempos diferentes se produce el encuentro; 
 tú me buscas a mí , yo te busco a ti
en este bucle entre un ayer cercano y un mañana esperanzador
fuera de los sentidos ,
nos engaña.
Opio del alma
Adhesión compulsiva a ti.
Hoy me desnudo de alma, para entregarme, 
ilimitado